miércoles, 16 de noviembre de 2016

memorias de manantial

La selva olvidada cubrió el espejo cristalino, el silencio profundo del monte se sintió como un dolor agudo en el alma y la humedad encerrada se escurrió por las mejillas como lágrimas muy antiguas.
[...]
Un impulso lo llevó a buscar dentro… allí dormía una pipa antigua que destelló suavemente cuando la descubrió.  

Una melodía dulce y milenaria se elevó de la boca de la pipa… una melodía hecha de humo de tabaco y sabor a yerba mate… y creció, derramándose por el monte dormido, llenándolo de sonidos.  Las hojas se desperezaron, las ramas se sacudieron, y los rayos del sol despertaron a los pájaros que se unieron al canto de la pipa…
[...]
Es que de la tierra siempre brotan manantiales de memoria para quienes anhelan volver a casa…

(fragmento de cuento en elaboración)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Y después de un año...

Buenas tardes queridas almitas amigas... Ha sido un largo tiempo el que nos mantuvimos en silencio... De la Tierra aprendimos que a veces...