domingo, 6 de marzo de 2016

Pacha y la Memoria del Suico...

Esta es una historia que me contó Pacha sobre la Sabiduría que guía a los corazones de mujeres y hombres para elegirse como compañeros de camino en esta Vida...

Deseo con todo mi Corazón, que esta memoria anide en los Corazones de todas las personas a las que le llegue, como semilla de bendición en estos tiempos que vivimos...

En el mes de Agosto, los vientos soplan con persistencia en las Sierras.  Las ráfagas cambian de intensidad y dirección con ritmos aleatorios.  Los quehaceres cotidianos se vuelven desafíos estratégicos, para aprovechar los momentos de calma en el exterior.
A veces a la Abuela le gusta sentarse mirando hacia el Oeste, y quedarse escuchando y sintiendo los vaivenes del viento.

Hacia el Oeste del campo donde vive Pacha con su Abuela y sus padres, la loma cae y, desde el fondo de la quebrada, sube el sonido del agua que corre en el río.  Desde el sudoeste llegan las ráfagas de viento, cargadas de olores serranos que recolectan en la loma del frente… y subiendo por la quebrada, pasan por el patio de la casa haciendo cantar las ramas del algarrobo, y los remolinos de tierra danzan su memoria sobre el patio.

Pacha y la Abuela, esa mañana, se sentaron bajo la sombra del algarrobo a disfrutar del sol tibio y el viento que contaba historias antiguas y presentes.

La Abuela guardaba silencio y de a ratos cerraba los ojos, prestando más atención al murmullo de las ráfagas que la abrazaban a su paso.

Pacha la miraba, y se sentía feliz de estar a su lado compartiendo los secretos que sólo se conocen con el corazón abierto y los labios quietos.

En un momento, una ráfaga trajo enredado en sus dedos, un aroma dulce y algo picante que jugó en la nariz de Pacha y alcanzando su pecho, se escabulló hasta el corazón estremeciéndolo de felicidad.  Entonces, giró la cabeza para compartir a la Abuela lo que sentía, y vio que ella cerrando los ojos, inspiraba lento y hondo mientras una sonrisa antigua, muy antigua, se dibujaba en su rostro.

Pacha respetó ese momento profundo de la Abuela.  
Luego preguntó suavemente:
-          -  Abuelita, ¿qué era ese olor?
-          -  Es Suico, hijita. – respondió la Abuela, y su mirada se perdió lejos, en un sueño brillante.

Pacha la miró silenciosamente, y descubrió unas gotitas que destellaban en sus ojos…  allí danzaban las imágenes que la abuela soñaba.

Por una quebrada similar a la que hay hacia el Oeste allí en su casa, bajaban hacia el río cristalino, cantando y riendo, mujeres mayores, jóvenes y niñas en una tarde serena y tibia bajo el manto azul y el sol luminoso en su viaje hacia frontera, entre las sierras y el cielo.

Las jóvenes tenían trenzas largas y hermosas.  Al llegar al río, se quitaron las ropas y se bañaron, jugando, salpicándose entre sí, en una deliciosa ceremonia de gratitud a la Vida, a la Felicidad y al Amor Fraterno…

Cuando terminaron de bañarse, mientras las jóvenes se vestían, algunas mujeres buscaron unas plantitas entre los pastos altos.  Tenían unas flores muy pequeñitas, y muy perfumadas.  Llegando donde estaban las jóvenes, les trenzaron los cabellos negros que destellaban chispas del sol que se despedía con pereza.  Y luego las perfumaron con la esencia que extraían frotando las flores en sus manos, y adornaron sus trenzas con plumas de colores y varillitas de metal que brillaban con los reflejos del sol.

En ese instante, una brisa hizo bailar sus cabellos perfumados, y subiendo por la quebrada, volvió a enredarse en la nariz de Pacha y a estremecerle el corazón.  Así tuvo la intuición de que una de las jóvenes que se perfumaba debía ser la Abuela.

Cuando las doncellas estuvieron listas, el sol ya casi se abrazaba con las crestas de las Sierras, y todo el grupo emprendió el camino de regreso a la comunidad.

Allí se estaba organizando una gran fiesta.  Una fogata enorme presidía el centro, y a su alrededor, los hombres se preparaban para recibir a las mujeres que llegaban.  Un grupo de varones jóvenes también se veían engalanados con hermosos vestidos, collares de semillas y ornamentos de plumas que realzaban sus vinchas.

Cuando las jóvenes doncellas estuvieron próximas al centro, ellos se adelantaron para recibirlas, y al ritmo de los tambores y sonajeros, iniciaron una danza maravillosa alrededor del gran fuego central.

Pacha entendió que fueron los preparativos y la ceremonia de unión entre las doncellas y los jóvenes varones, y entre ellos estaba su Abuela.

Entonces la Abuela la miró, y en un susurro de viento le dijo:

-          El Suico nos regalaba su aroma para que nos embellezcamos para ese momento tan especial en que nos hacíamos uno con nuestro compañero.  Pero su obsequio más importante era la Fuerza de Corazón, la Claridad para las Emociones, la Pureza de Sentimientos, para que la elección fuera sincera, profunda, y que una vez iniciado el camino, lo pudiéramos transitar con felicidad y armonía.  A través de nosotras, las mujeres, llegaba este presente a nuestro compañero, recordándonos y confirmándonos que es nuestra misión, como mujeres transmitir al hombre la Sabiduría de la Tierra.

Hoy Tata Wayra te ha regalado este recuerdo.  Que el Suico acompañe tu camino con Felicidad, Pureza y Fortaleza.



(cuando compartas este relato, te agradeceré tu compromiso para con la Memoria de la Tierra, honrando a Pacha que es quien la trae amorosamente a nuestra vida. Que la conciencia y el respeto nos una y nos fortalezca)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Y después de un año...

Buenas tardes queridas almitas amigas... Ha sido un largo tiempo el que nos mantuvimos en silencio... De la Tierra aprendimos que a veces...